domingo, 15 de abril de 2012

Gary Moore "Empty rooms"



Sí, Gary Moore murió, nos dejó, y creo que sobran las palabras. No es que las palabras estén de más, no: siempre es bueno el elogio necesario, sobre todo cuando se trata de una figura tan grande en el mundo del Rock.

Más allá de los rollos biográficos, yo me quedo con su música, esa que aún viene a mi cabeza cuando estoy pensando, o aquella que aún sigo poniéndome porque sigue comunicándome impresiones y sentimientos (o reavivarlos de nuevo en mí); la música de Gary Moore, que siempre hace accionar no sé qué resorte en mi cerebro que me impacta como un obús de energía o me deja lloroso durante un buen rato... y me reverdece; sí, amigo, así es a veces.

Y no podía ser menos, esta gran composición es uno de los pocos temas capaces de transmitir al oyente toda la pena y la depresión de una persona mediante unos solos de guitarra desesperanzados y emotivos. Dicen por ahí que hay amores que son tan lindos que con el paso del tiempo llegan a ser un feliz recuerdo, y también hay otros que son una huella imborrable sólo por el dolor que dejaron después de la ruptura. Esta triste canción habla de alguién que a pesar de haber terminado una relación hace ya tantos años, aún no puede ser capaz de olvidar a esa persona. Ni siquiera el nunca más volver a verla ni saber de ella lo ha ayudado a dejar atrás el pasado y comenzar de nuevo.

Y es que el jugar a amar y tomar las relaciones como una simple manera de pasar el tiempo le pasaron la cuenta cuando por las malas asimiló cuan fuerte puede llegar a ser ese sentimiento cuando es verdadero. Ya no es el mismo hombre que solía ser y aprendió la lección que le enseñó que querer a alguien no es tan simple como él se lo imaginaba. Pero el latente recuerdo de esta mujer y la gran herida que ella dejó, le hacen creer que a pesar de todo su tormento ella siempre será la única persona que cabrá en su todavía triste y atormentado corazón.

Yo también fui uno de los que se quedaron un poco vacíos tras la noticia de la muerte de Gary Moore. Vacío como esas "habitaciones vacías donde aprendemos a vivir sin amor". "Empty rooms" fue siempre una de mis baladas preferidas, y por eso es bueno recordarla en una tarde como la de hoy, gris, porque mientras la escuchamos, la música nos trae de nuevo su imagen y lo revivimos un poco a él, a Gary Moore, en nuestra memoria. Cuando la reproducimos quizá también él la escuche desde algún sitio quizá no tan lejano. También la música ayuda a llenar de aroma o ecos esos desolados vacíos. En estos días oscuros y sombríos, Gary Moore suena mucho más cercano... al menos a mí me habla casi como a un amigo al que se hace una confidencia...



La soledad es tu única amiga
Un corazón roto que no se puede reparar
Es el precio que pagas
Es difícil aceptar que el amor envejece
Los días son largos y las noches se vuelven frías
Cuando se desvanece

Tú esperas que ella cambie su decisión
Pero los días pasan a la deriva sin cesar
Nunca sabrás la razón
Por la que se marchó

Habitaciones vacías
Donde aprendemos a vivir sin amor.
Habitaciones vacías
Donde aprendemos a vivir sin amor.

Ves su rostro en cada multitud
Oyes su voz,
Pero aún eres orgulloso
Así que te das la vuelta
Te dices a ti mismo que serás fuerte
Pero tu corazón te dice
Que esta vez estás equivocado

Tú esperas que ella cambie su decisión
Pero los días pasan a la deriva sin cesar
Nunca sabrás la razón
Por la que se marchó

Habitaciones vacías
Donde aprendemos a vivir sin amor.
Habitaciones vacías
Donde aprendemos a vivir sin amor.

No hay comentarios: