sábado, 3 de octubre de 2009

Stryper "Murder by pride"



Tras veinticinco años en el negocio bajo el nombre de Stryper, éstos han facturado un disco intentado llegar al nivel y al gusto de todos sus viejos fans. "Reborn" fue, además de su vuelta al circo de la música, una vuelta de tuerca a su sonido, queriendo aparentar algo que, en el fondo, ellos no son: modernos.

Su sonido es clásico, de vuelta a sus orígenes en el fondo, pero no en la forma. Éste "Murder by pride", tiene cierto regusto añejo, a discos como "Soldiers under command" o "To hell with the devil", pero siempre mirando hacia el futuro, con una producción y un sonido de nuestro siglo. Compacto, sin fisuras, potente, pero a la vez melódico.

Además de destacar el pedazo de versión de Boston del "Peace of mind", sorprende la última canción del disco, que aparece como bonus track en Europa: "My love, my life, my flame", tema dedicado a Kyle Sweet, la mujer de Michael fallecida el pasado año, tras una larga enfermedad. Una delicada canción donde, lógicamente, la voz del propio Michael llega a lo más hondo de nuestras almas. Acompañado por un piano y apoyado con unos pequeños sonidos orquestales consigue ablandarnos nuestro duro corazón.

Seguramente podrían haber realizado un disco mejor, pero también, sin duda, podrían haber hecho uno peor. Éste supera a "Reborn" en mi ránking, pero, obviamente, no a "To hell with the devil", pero sin duda es un peldaño más arriba que subió la banda, habiendo bajado unos cuantos con su primer disco tras su vuelta.

Esperamos con ansias la gira que realizará la banda, tanto de promoción de este disco como de aniversario de su carrera, donde podremos disfrutar en la primera parte de ella de la banda interpretando temas de su nuevo disco y, en la segunda parte, ya con Tim Gaines al bajo, sus clásicos de toda la vida, que seguro será... como estar en el cielo...


No hay comentarios: