sábado, 2 de agosto de 2008

Mötley Crüe "Saints of Los Angeles"




Estamos en una época donde el revival de los 80 es lo que se impone, sobre todo en música, pero también en otras disciplinas como el cine (basta con ver el éxito de Indiana Jones o todas las nuevas sagas que se preparan de Terminator, Robocop, y otros monstruos). Bien, Mötley Crüe es una banda que tuvo un significativo éxito en la década de los 80 y que ahora, 20 años después, están girando por el mundo con un suceso arrollador.

Lo interesante es que el grupo no se quedó sólo en la nostalgia de revivir antiguas páginas doradas, sino que después de mucho pensarlo se embarcó en la grabación de un nuevo disco de estudio, el primero con los cuatro integrantes originales (Vince Neil, Tommy Lee, Nikki Sixx y Mick Mars) en más de una década.

Y salió este "Saints of Los Angeles", un homenaje lírico a su hogar, Los Angeles, y al Sunset Strip, el lugar que los vio nacer como grupo. Por eso, añorando aquellas épocas gloriosas, Vince Neil escupe en las letras escritas por Sixx muchos tópicos como si los que cantaran fuesen adolescentes de 20 años y no gente grande que ya pasó los 50, como es el caso de ellos.

No obstante, en lo musical no se quedaron atrás y el sonido del grupo se endureció lo suficiente como para poder llamarlo ‘moderno’ dentro del panorama del hard rock. Lo que falta aquí son canciones más gancheras - como aquellas por las cuales fueron reconocidos - y no tanto machaque, pero esto es lo que hay y habrá que conformarse.

Aunque decepción es la primera palabra que me ha venido a la cabeza, una vez he escuchado el disco, no tanto por la expectativa de encontrar un nuevo "Girls, Girls, Girls" o un "Dr Feelgood", que lógicamente con el paso de tantos años tampoco esperaba encontrar. Sin embargo este "Saints of Los Angeles" suena radicalmente diferente. De primeras por ese hedor comercial, y después consecuentemente ese aire de rock moderno (por llamarlo de algún modo), que no acabo de digerir.

Si bien esta crítica adolece de contundencia que probablemente subyace de aquella conocida frase que reza que una retirada a tiempo siempre es buena. No lo sé, en cualquier caso yo no recomendaría el disco salvo al espectro de gustos que antes he mencionado, aunque he de reconocer que parece no haber calado tan mal a los fans, que contrariamente a mis palabras se funden en elogios en este álbum. Para gustos... colores...

No hay comentarios: